Dos en un … Colchón

Dos en un … Colchón

Era una noche de lo más corriente, lluvia y viento en la ventana, había salido antes del trabajo pero no tenía planes para el fin de semana…tan lejos de mi gente, mi familia y amigos vivían a más de 100 kilómetros de casa y después de secarme del chaparrón que me había caído encima mi único propósito era comer palomitas y beber vino hasta acabar llorando a mares con aquella peli romántica tan triste… Sin embargo, sucedió lo inesperado…Algo rompió la soledad de mi pequeño piso de 6o metros cuadrados (pero muy bien cuadrados)…El timbre sonó por algún motivo estrepitosamente y yo… Con estos pelos y con el pijama de ovejas de franela de mercadillo que mi abuela me había regalado…Oh my God!!! Horror…

Miré por la mirilla y algo insólito sucedió, un calambre ultra voltaico cruzó todo mi ser de arriba a abajo y estallé en gritos de felicidad sonora, muy muy sonora… Eran mis dos mejores amigos (chica y chico, no sé bien porqué pero quiero aclarar esto) también mojados pero con una sonrisa de oreja a oreja. Habían venido desde nuestra ciudad a visitarme, a pasar el finde conmigo, a improvisar una fiesta de pijamas de lo más divertida, qué alegría por Dios!!! Al principio nos abrazábamos saltando de dicha pero después dije en voz alta, pero si aquí no hay sitio para todos, mi cuarto es mini-estándar y el sofá no da para dos… Elena que era la más inteligente de todos y también era la más previsora y responsable traía algo más que un pan bajo el brazo…Había pasado por Rest&Home allá donde vivimos (Montilla sin ir más lejos) y se había traído lo último en descanso improvisado y sorpresas reconfortantes…El colchón de aires Fiber-Tech Premaire y lo había comprado por muy buen precio con espacio y confort para dos, no se podía ser más rica…Una idea 100% genial.

La cama de aire además estuvo preparada en menos que se tarda en cepillarse los dientes y ponerse el pijama y cuando la probamos pudimos comprobar como la tecnología Fiber-Tech (que dio para unas risas) era de lo más tierna y envolvente y que además proporcionada toda la estabilidad y comodidad, con lo cual hubo algo de discusión porque todos queríamos dormir en esa cama tan de nubes de algodón, y concluimos que nos la repartiríamos los días posteriores.

No os cuento ya lo cómoda y práctica de esta solución que además se recoge en nada y se guarda en cualquier armario porque ocupa un espacio muy reducido, así que a partir de ahora me he propuesto que es el regalo que voy a hacer a los que más quiero para cuando reciban invitados inesperados o quieran aumentar el número de camas en casa, fácil, económico y práctico. Te lo recomiendo yo que además hizo que aquel finde se convirtiera en el más feliz de mi vida, así que el Fiber-Tech será para mí siempre como un amuleto quita penas y salva noches solitarias. Pruébalo!